• Se trata de un plan pionero en las comunas de Curanilahue y Arauco que abarca desarrollos en sostenibilidad social y ambiental entre diversos sectores productivos y residenciales de la zona.

En el marco del proyecto Basura Cero, que fue lanzado a fines de 2022 en ambas localidades, los habitantes de Curanilahue y Arauco visitaron el Centro de Investigación de Polímeros Avanzados, Cipa el pasado miércoles 26 de abril. Esto para conocer de primera fuente la propuesta que busca disminuir el número de toneladas anuales de desechos y generar un modelo de economía circular en la zona.

Los vecinos de la provincia de Arauco, en su extenso recorrido por las instalaciones de Cipa alojadas en la Universidad de Bío-Bío, reconocieron que se trata de un proyecto totalmente alineado con sus anhelos, pues ellos también apuntan a la valorización de residuos y a la de envases y embalajes. Sin embargo, reconocen que carecían del conocimiento científico y recursos para ello.

En esa línea, Juan Hermosilla, presidente de la Junta de Vecinos Villa Los Troncos de la comuna de Arauco, destacó que “haber visitado las instalaciones de Cipa me ayuda por una parte a entender cómo uno puede desarrollar una idea con sustento científico y por otra, generar oportunidades de trabajo con recursos que hasta hace un tiempo eran desechos”.

Cabe señalar que el proyecto se enfocará en el ámbito científico, medioambiental, de emprendimiento y de competitividad, con el objetivo de evitar la disposición de al menos un 60% de los desechos de ambos municipios. Esto permitirá a los habitantes de Curanilahue y Arauco contribuir al cuidado del medio ambiente y al desarrollo de una economía circular a través de la valorización de lo que antes era considerado como basura.

El plan piloto propone compostar la fracción orgánica de los elementos desechados para producir aproximadamente 2 mil kilogramos de fertilizantes naturales, mientras que los productos de otras composiciones serán transformados en 5 toneladas de pellet termoplástico. También serían reciclados materiales como el aluminio, vidrio, papel y cartón.

En ese sentido, el director ejecutivo del centro, Claudio Toro, señaló que el rol de Cipa es clave ya que vela por un desarrollo más integral de los territorios y genera externalidades positivas tanto para la industria como el desarrollo cultural y social de la región.

“Hoy tenemos que pensar que es responsabilidad de todos aportar a resolver el problema de la disposición de residuos sólidos domiciliarios. La idea con esto es que nosotros podamos reducir de manera importante la cantidad de residuos que van al relleno sanitario y por otra parte generar oportunidades de trabajo, oportunidades de que las personas se concienticen con ciudades más limpias”, dijo Claudio Toro.

Miguel Albistur, encargado de Medio Ambiente de la Municipalidad de Arauco sostuvo que “para nosotros como municipio es muy importante tener vinculación con tecnología que pueda solucionar un problema no solo a nivel comunal sino que a nivel país como la saturación de los rellenos sanitarios y aquí Cipa nos ha presentado una alternativa no sólo para redestinar los residuos sino que incluso visualizando posibles productos”.

En esa línea, Jehu Pérez, representante de Economía Circular del Municipio de Curanilahue, destacó el “proyecto piloto por su relevancia para la comuna, dado que se trata de una oportunidad para concientizar a los vecinos para revalorizar los residuos e incluso hacerlos crecer también en el ámbito económico, a través de la generación de empleos y por supuesto una comuna más limpia”.

Angélica Torres, presidenta de la junta de vecinos La Colcha, indicó que “para nosotros es una gran noticia y pese a ser una junta de vecinos pequeña fuimos muy receptivos en lo que Cipa nos planteó ya que estamos ante una gran oportunidad para poder gestionar nuestros residuos e incluso generar ingresos”.

La visita de los habitantes de Curanilahue y Arauco al centro de investigación Cipa marca un hito importante en el desarrollo del proyecto Basura Cero y demuestra el compromiso de la comunidad local en la gestión de residuos y el cuidado del medio ambiente.

La propuesta probablemente se amplíe a toda la provincia dado su potencial. Y es que la caracterización de residuos en la provincia de Arauco está dada principalmente por desechos orgánicos, con un 63%, seguido por los plásticos con un 12% al igual que el papel y el cartón. En tanto, los residuos madereros representan el 6% del total.

El desarrollo del proyecto, que contará con el apoyo financiero del programa de reciclaje “Biobío Recicla”, permitirá crear puntos limpios, generar convenios para el retiro y reutilización de materiales recolectados.

A su vez, el centro de investigación Cipa buscará transferir procedimientos tecnológicos o licencias generadas a una entidad jurídica que se creará durante los primeros dos años de funcionamiento de la iniciativa.

No Image Found