Reciclaje y circularidad: comenzó la carrera, pero aún hay mucho trecho por recorrer

24/01/2022 / BY / IN CIPA, Economía circular, Últimas Noticias

Hello Castellón Petrovich

Coordinador General Gestión Tecnológica y Asistencia Técnica en Polímeros

CIPA

Pasaron tres años del lanzamiento del Compromiso Global de la Nueva Economía del Plástico (firmado por más 1000 empresas y organizaciones) de la Fundación Ellen MacArthur, que junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) lanzaron el pasado noviembre-2021 el Informe de progreso del Compromiso Global 2021, que muestra cómo las empresas que representan el 20% de todos los envases de plástico producidos a nivel mundial han avanzado hacia sus objetivos de 2025 para crear una economía circular para los plásticos.

El informe muestra tres aspectos relevantes:

  1. Por vez primera, después de decenas de años de crecimiento, los niveles de consumo de plástico virgen están disminuyendo, con una caída del 2%, entre 2018 y 2020. Un número pequeño, pero significativo, que marca una tendencia. La meta de las empresas asociadas es llegar a una reducción del 19% en el consumo entre 2018 y 2025, por la incorporación de más plásticos reciclados en sus procesos de transformación.
  2. Se muestra un claro progreso de las empresas en la reducción de plástico virgen, pero se advierte que se requiere un mayor esfuerzo en la reducción de los envases de un solo uso.
  3. Hay un consenso creciente entre los signatarios del Compromiso Global, que los compromisos voluntarios no son suficientes para resolver la contaminación por plásticos, por lo que se requieren legislaciones por parte de los Estados, para lograr cambios importantes, en poco tiempo.

Figura 1. Disminución del consumo de resina virgen para empaques entre los signatarios del Compromiso Global, con proyección del 2018-2025 (Fuente: Informe de progreso del Compromiso Global 2021)

 

Algunas de las cosas que se están haciendo para lograr efectos más significativos en el reciclaje y la economía circular son:

  1. Eliminar elementos complicados en los envases (PVC, multimateriales, aditivos, entre otros).
  2. Innovar en la sustitución de los empaques y envases de un solo uso por materiales totalmente reciclables o biodegradables o aplicar el rehúso.
  3. Reciclar los envases plásticos para llevar esos materiales hacia la economía circular.

Un ejemplo de la aplicación de estos principios es lograr que muchos envases se fabriquen sin pigmentos, lo que facilitaría enormemente la selección y luego la recuperación de las botellas de PET y otros materiales. Sobre ese tema, un caso emblemático y reciente ocurrió con las famosas marcas de bebidas carbonatadas SPRITE y 7UP, cuyas botellas de PET, tradicionalmente, eran de color verde; sin embargo, accedieron a dejar su color icónico por botellas transparentes.

 

 

Figura 2. SPRITE  le dijo adiós a sus icónicas botellas de color verde, como un aporte significativo al reciclaje y a la economía circular.

 

En Chile, actualmente, muchas empresas grandes de los sectores de empaque y embalaje, relacionados con los alimentos, se están movilizando, gracias a ese gran motivador que es la Ley REP, en la búsqueda de mejores empaques y embalajes: reciclables, con menos elementos complicados y con más ideas innovadoras. Ese mismo dinamismo se observa en otros sectores como el retail, la construcción, la agricultura y el automotriz.

El Centro de investigación de Polímeros Avanzados CIPA, forma parte del Acuerdo de Producción Limpia (APL) suscrito por instituciones como ASIPLA, la Asociación Gremial de Industriales del Plástico de Chile y la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, adscrito a la CORFO, para potenciar la demanda de resinas plásticas recicladas en Chile, a través de la firma de un documento el 14 de septiembre de 2021 y de una serie de acciones que conlleva ese compromiso.

En CIPA tenemos importantes desafíos con relación al índice de reciclabilidad de varios tipos de empaques y embalajes, desde estructuras plásticas complejas, por ser multicapas, y otros casos donde los materiales plásticos llevan aditivos que dificultan su reciclaje, tales como pigmentos, adhesivos, cargas y otros más.

Sin duda que para llegar a incorporar porcentajes mayores de materiales reciclados en los empaques y embalajes hay un largo camino que recorrer, pero ya empezamos la marcha. Desde CIPA ponemos nuestras capacidades y tecnologías para enfrentar los desafíos del reciclaje y de la sustitución de los plásticos de un solo uso. También hacemos los estudios para determinar el índice de reciclabilidad de sus empaques y embalajes con las normas europeas UNE e ISO. Estamos a su disposición por el correo contacto@cipachile.cl o a través de nuestra página web: www.cipachile.cl.

Comparte esta publicación.

Shares