Ministro de Ciencias destaca a CIPA como polo de innovación y fortalecimiento territorial.

07/05/2021 / BY / IN CIPA, Gestión Tecnológica, Últimas Noticias

  • Andrés Couvé pudo observar in situ el trabajo en transferencia de tecnologías que se desarrolla en el Centro de Investigación de Polímeros Avanzados, destinado al progreso productivo regional y que son extrapolables a otras zonas del país.

Concepción, 5 de mayo de 2021.- Con un progreso sostenido, el Centro de Investigación de Polímeros Avanzados (Cipa) se ha dedicado a generar novedosas soluciones para los sectores productivos agroindustrial, construcción, forestal, salud y químico, gracias al conocimiento generado en la síntesis y transformación de polímeros de origen natural, sintético y reciclado.

Así lo avalan sus 18 años de trayectoria y sus importantes reconocimientos locales, nacionales e internacionales. Igualmente, dentro de sus principales indicadores en los últimos cinco años, destacan más de 118 empresas atendidas con servicios y proyectos, la prestación de 360 servicios especializados, licenciamiento de tecnologías a empresas y creación de iniciativas de base tecnológica.

Estos desarrollos fueron constatados por el ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Andrés Couve, quien en su recorrido por la región, junto a la seremi de Ciencias de la Macrozona Centro Sur, Paulina Assmann, visitó este lunes y martes las instalaciones de CIPA en Concepción.

La visita también incluyó una innovadora planta de extrusión destinada a potenciar el uso aserrín de mipymes madereras de Arauco para fortalecer sus líneas de negocio, proyecto que operará gracias a la articulación público-privada entre el Gobierno Regional del Biobío, CIPA, la Asociación de Aserraderos y Madereros de Arauco, la Corporación de Desarrollo Productivo y Fomento – Territorio Arauco (Cordeprof-TA) y Empresas Arauco.

Aquí, los pequeños empresarios producirán nuevos materiales compuestos de madera y plástico, potenciando el uso de sus desechos forestales y la integración de los residuos plásticos bajo un esquema de economía circular. Esta instancia también potenciará el desarrollo de nuevos materiales con propiedades físicas y mecánicas mejoradas, biodegradables y compostables.

El ministro Couve destacó el proyecto, ya que aborda un desarrollo más integral de los territorios y genera externalidades positivas tanto para la industria como el desarrollo cultural y social de la región.

“Iniciativas como esta, en que existe vinculación publico-privada, donde hay corporaciones que velan por un desarrollo más integral y se incorpora tecnología a través de vinculación con universidades y centros de investigación, es un tremendo aporte a la Provincia de Arauco”, explicó el secretario de Estado.

En ese sentido, la seremi Paulina Assmann relevó esta alianza público-privada “como un aporte a la economía circular y también para la provincia, ya que más allá de los productos que se pueden obtener en sí, aquí se agrega valor al territorio”.

La visión de ambas autoridades es coincidentes con la mirada del doctor Claudio Toro, director ejecutivo de CIPA, quien sostuvo que como Centro de Investigación Regional deben vincularse con los territorios y -en especial- en aquellos que están más deprimidos en cuanto a conocimiento y tecnología.

“Investigamos, validamos con ellos los problemas y oportunidades, y les proponemos soluciones para promover la diversificación productiva y la agregación de valor”, explica el titular de CIPA.

Vale consignar que CIPA aplica un modelo de gestión que es fruto de una alianza público-privada, estableciéndose como un socio estratégico en la articulación entre la academia y la industria. Misión que ostenta desde su creación por parte de las universidades de Concepción y del Bío-Bío, el Gobierno Regional del Biobío al alero de un Concurso de Creación de Unidades Regionales de Desarrollo Científico y Tecnológico, llamado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, ANID (Ex CONICYT).

VISITA A LAS INSTALACIONES

 

Claudio Toro guió al ministro en una visita a las nuevas instalaciones del centro, que significaron una inversión superior a los 500 millones de pesos, gracias al financiamiento del Gobierno Regional y la ANID. Ahí, la máxima autoridad de la cartera de Ciencias pudo compartir con los investigadores, conocer el equipamiento de laboratorio, la planta piloto, y todas las capacidades del centro científico y tecnológico regional.

“Eso es algo poco común en otros lugares del país, lo que representa para la zona un potencial que debe ser aprovechado para pasar de una escala de laboratorio a un nivel de producción semi industrial. Hay que promover mayores instancias comerciales para que las empresas conozcan y adquieran estas tecnologías”, manifestó Andrés Couve.

Al respecto, Claudio Toro señaló que “las nuevas capacidades con las que cuenta CIPA nos consolidan como centro tecnológico y potencian a la región como un referente científico mucho más potente, para crear y transferir tecnologías destinadas al progreso productivo local y el de otras zonas del país, a una escala superior y con una oferta diversificada. Además, permitirá formar, atraer y retener talentos, al disponer de tecnología de punta para desarrollar un trabajo especializado, acorde a las necesidades del entorno”.

Entre las tecnologías exhibidas se encuentra un avance ligado al control de agentes patógenos como virus y bacterias, ya que CIPA avanza en la creación de materiales basados en óxido de zinc y cobre, los cuales mitigan los riesgos sanitarios presentes en el ambiente, al incorporar la nanotecnología en diversas aplicaciones.

Otro de los desarrollos que se mostraron fue la formulación Bionofrost, un anticongelante para proteger los cultivos agrícolas de las heladas, y también se dio a conocer el biomaterial FlexBio, el cual tiene múltiples usos y puede ser compostable. También, los investigadores explicaron el uso de materias primas no convencionales como conchas de moluscos y descartes de la producción vinífera.

Se trata de soluciones científicas que son proporcionadas por CIPA y aportan transversalmente a sectores relevantes para la economía regional y nacional, basándose en el desarrollo de nuevos materiales capaces de cumplir con los desafíos ambientales, asociados a la sustentabilidad y el desarrollo de una economía circular que fortalezca la competitividad de las empresas.

 

Comparte esta publicación.

Shares