CIPA INNOVA EN LA PREVENCIÓN Y CONTROL DE COVID-19 CON ELEMENTOS BIODEGRADABLES

06/08/2020 / POR / En CIPA, CIPA en la prensa, Economía circular, Últimas Noticias

  • El Centro de Investigación de Polímeros Avanzados (CIPA) redirigió una de sus innovaciones ante la emergencia sanitaria producida por el coronavirus, gracias al desarrollo de un material que además potencia el entorno socio productivo de la provincia de Arauco.

Los elementos de protección personal se convirtieron en un insumo indispensable ante la crisis sanitaria, siendo utilizados por millones de personas en el mundo. Sin embargo, al estar hechos de resinas sintéticas convencionales y altamente contaminantes, representan un potencial daño para el medioambiente, ya que no son degradables.

Para hacer frente a este problema, desde el Centro de Investigación de Polímeros Avanzados (CIPA) asumieron el reto científico con un fuerte componente de innovación social. Lo que los convirtió en uno de los 63 ganadores entre más de mil postulantes al concurso “Fondo de Investigación Científica Covid-19”, que financió el Ministerio de Ciencias junto a la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID).

La evaluación del proyecto destacó por su articulación publico-privada, vinculación internacional y relevancia de su impacto, al ofrecer alternativas locales sustentables y económicas para prevenir los contagios. Y es que, esta tecnología es producida con materias primas regionales, pero tiene un gran potencial de transferencia a otros sectores productivos de interés.

Se trata de un desarrollo único que a diferencia de los plásticos tradicionales, es derivado de residuos agrícolas y forestales proporcionados por Mipymes madereras de la Provincia de Arauco. Un terriotorio que hasta ahora conserva brechas tecnológicas y productivas que la han mantenido en un rezago competitivo, productivo y social.

Al respecto, el doctor en Ingeniería de Materias Renovables y lider del proyecto, Rodrigo Briones, señala que inicialmente comenzaron con la creación de un biomaterial para aplicaciones en agricultura, retail y la recepción de residuos orgánicos domésticos. Pero, ante la emergencia sanitaria producida por el coronavirus, redefinieron su uso y lo destinaron al desarrollo de elementos de protección personal.

“Gracias a procesos de conversión química amigables con el medioambiente obtenemos materiales termoplásticos biodegradables y compostables, una característica fundamental en comparación a otros elementos de protección personal presentes en el mercado. Esto porque en su mayoría están hechos de fibra convencional, lo que dificulta su reciclaje, ya que para ello deben estar previamente sanitizados”, explica Briones.

A diferencia de lo que ocurre con el producto desarrollado por CIPA, que bajo un principio de economía circular puede ser utilizado como abono en áreas verdes o en el sector agrícola. Lo que amplía las posibilidades para la creación de nuevos productos como pellets, bioplásticos y materiales biodegradables, entre otros.

En este sentido, el Centro ya cuenta con avances en otras aplicaciones para el material, lo que fue distinguido durante el año pasado tras la obtención de dos reconocimientos a nivel nacional. Sin embargo, para el proyecto de investigación Covid-19 aun queda un tramo por recorrer, como definir la composición y especificaciones de los elementos de protección.

“Contaremos con la colaboración de centros de procesamiento de plástico para la obtención de estos materiales. Además, otros centros internacionales asistirán en la certificación de los elementos, para tener una ficha técnica que especifique sus características”, explica el investigador del CIPA.

Tras el apoyo de estos centros, Rodrigo explica que deben funcionalizar el bioplástico para impulsar un piloto junto alguna empresa relacionada a la industria forestal, las que solo en la provincia de Arauco generan más de mil 500 empleos. Situación que presenta un  gran potencial de transferencia a otros polos madereros del país.

Así, la investigación denominada “Elementos de protección personal filtrantes, desechables y compostables: soluciones sostenibles desde la Provincia de Arauco”. Buscará tener resuelto a principios del próximo año las pruebas de pilotaje, donde ya se conozca la capacidad de filtración de partículas aéreas, el número de capas y otras características ecológicas de la tecnología.

Además, Briones explica que “la idea es que estos elementos sean producidos por las pymes del sector forestal de la provincia, en vista de que ellos puedan superar la pobreza, mejorar su calidad de vida y aumentar su productividad, y así en un corto plazo fortalecer la generación de empleo en la zona”.

Las proyecciones de este desarrollo resultan auspiciosas para fortalecer la capacidad de respuesta del país ante los efectos del coronavirus, gracias al desarrollo de un material que tiene un bajo costo de producción en su materia prima.

En el caso de las madereras de Arauco, este bioplástico diversifica la oferta de los productores locales, ya que está contemplada una próxima etapa de transferencia a las Pymes madereras de Arauco. Algo que podría generar nuevas empresas, ya que serán ellos quienes producirán y comercializarán el producto.

Comparte esta publicación.

0Shares
0