CIPA DESARROLLA ANTICONGELANTE QUE SE PERFILA COMO NUEVO PROTECTOR DE CULTIVOS

06/08/2020 / POR / En CIPA, Emprendimiento, Últimas Noticias

EXHIBE EL DOBLE DE EFECTIVIDAD ANTE PRODUCTOS YA EN EL MERCADO

 

  • La exitosa formulación Bio Nofrost, creada en los laboratorios del Centro de Investigación de Polímeros Avanzados (CIPA), entró en una inédita fase experimental donde apuntará -mediante pruebas de campo- a mitigar el daño por heladas en distintas plantaciones a lo largo del país, a fin de que el anticongelante supere las brechas tecnológicas antes de su escalamiento industrial.

Las condiciones climáticas y meteorológicas tienen un rol trascendental en el desarrollo de los cultivos, impactando en las características de su crecimiento y la calidad del fruto que allí se obtiene. En este sentido, las particularidades ambientales que ofrece cada época del año resultan inigualables para garantizar siembras y cosechas exitosas.

Sin embargo, hay determinados eventos que, pese a lo anterior, representan grandes riesgos para las plantaciones y pueden generar importantes pérdidas económicas para los productores. Tal es el caso de “las heladas”, que en Chile han llegado a generar mermas entre los 130 hasta los 320 millones de dólares al año. Cifras que se prevé incrementen debido al desplazamiento de las plantaciones frutales desde la zona central al sur del país, donde hay mayor disponibilidad de agua.

Lo anterior representó un desafío para uno de los equipos científicos de CIPA que, junto a expertos de la Universidad de Concepción, investigaron y formularon un anticongelante tras la adjudicación de un Fondef Idea, otorgado por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), actual sucesora de Conicyt.

Los resultados de la innovación fueron tan exitosos que avanzaron a la segunda etapa del proyecto Fondef y alcanzaron un inédito y reciente escalamiento piloto gracias a la alianza con dos líderes en la agroindustria, producción y exportación de frutas como Copeval y Frusan, quienes implementarán el anticongelante Bio Nofrost.

Una de las líderes de este reto científico en CIPA, es la licenciada en Química y doctora en Ciencias Químicas, Saddys Rodríguez, quien señala que para obtener algo nuevo a lo ya existente, decidieron estudiar desde la especialidad de los polímeros las propiedades protectoras del polivinil alcohol y el potencial de la innovación. Para posteriormente caracterizar al polímero y modificar su arquitectura y tamaño.

“En el mercado hay un sin número de productos comerciales para combatir las heladas, sin embargo, en ninguno de ellos se utiliza como principio activo un soluto biomimético polimérico, es decir, que provenga de la naturaleza para su aplicación en plantas susceptibles al daño provocado por heladas en diferentes estados de crecimiento, teniendo resultados promisorios tras aplicar Bio NoFrost en condiciones controladas de -5°C por 4 horas”, explica la doctora Rodríguez.

En cuanto a los promisorios resultados de esta tecnología, el doctor y experto en Fruticultura, Richard Bastías, quien además lideró las pruebas de campo en la UdeC, señala que Bio NoFrost presenta una efectividad cercana al 50% como protector de daño por heladas en yemas florales de cerezo.

De acuerdo con los señalado por el experto en Fruticultura, actualmente no existen desarrollos de este tipo en el mercado, sino que hay otras alternativas, pero con base bioquímica o fisiológica distinta.  Además, señala que el escalamiento piloto de una tecnología con estas características es muy relevante, “ya que junto con producir la formulación Bio Nofrost, permitirá el desarrollo de protocolos para su aplicación a nivel de campo en otras especies frutícolas de importancia como arandanos y kiwis”.

La idea que inicialmente comenzó a desarrollarse en 2014 con una revisión bibliográfica se convirtió en un producto innovador y entre sus resultados preliminares alcanzó el doble de efectividad respecto al competidor más cercano. Además, el producto no tiene efectos nocivos sobre las plantaciones, por lo que las frutas mantendrían su color, sabor, textura y dureza.

Características que permitieron establecer una alianza con Copeval, el mayor distribuidor de agro insumos y servicios agrícolas del país, por lo que el desarrollo presenta varias relevancias, asegura Claudio Muñoz, subgerente de Innovación y Desarrollo de Fitosanitarios de la organización.

Muñoz explica que “desde el punto de vista técnico es cierto existen herramientas para el control de heladas, pero la penetración de estas es muy baja debido a los grandes costos que significa implementarlas, por lo que la mayoría de los cultivos no tienen protección y sufren su impacto. Por ello este desarrollo ayudaría solucionar uno de los problemas vigentes y reales que tiene el cultivo agrícola”.

Al respecto, Miguel Martínez, jefe del Departamento Técnico uva, carozo y kiwi de Frusan, empresa que exporta a más de 52 países, con productores asociados en Chile y en Perú, advierte que la helada es uno de los fenómenos más dañinos para a los cultivos. Tal como ocurre con las cerezas, que de no ser protegidas frente a este evento meteorológico pueden registrar pérdidas de hasta un 75% de la producción o en ocasiones ni si quiera a ser cosechada.

“El escalamiento es importante porque si funciona bien, tal como esperamos, será una gran ayuda para muchos productores que en sus campos presentan este evento extremo en al menos 9 de cada 10 años. Si la yema del fruto se daña no hay posibilidades de recuperarlo, sin embargo, esto debería cambiar tras la implementación de este desarrollo”, señaló.

Se trata de proyecciones muy relevantes para la inserción del Bio Nofrost en el mundo del agro, ya que de acuerdo con los resultados preliminares tendrá bajos costos de aplicación y el doble de efectividad respecto a sus competidores, disminuyendo los riesgos para las plantaciones que pudieran causar las heladas.

Comparte esta publicación.

0Shares
0