Superficies hechas con neumáticos reciclados podrían aumentar el bienestar de los animales

10/12/2018 / POR / En CIPA, Medio Ambiente, Últimas Noticias

Por Carola Cares

En 2017, según datos de la Cámara de la Industria del Neumático de Chile A.G., se habrían generado más de 91 mil toneladas de neumáticos fuera de uso (NFU), Provenientes de autos, camionetas, camiones y buses; más de seis millones de ellos terminan en vertederos y centros de acopio ilegales al año, impactando de forma negativa al medioambiente. Es desde esta realidad que han surgido distintas iniciativas para dar nueva vida a este material, como suelos creados a partir de él.

“Siempre hemos buscado proyectos para desarrollar en torno al reciclaje, debido a la gran contaminación en el planeta. Hace algunos años vimos que no se estaba haciendo mucho con los NFU y empezamos a investigar el tema. Comenzamos con las plantas de recauchaje de neumáticos de Concepción, que arrojaban bastante caucho a la basura a diario”, explica Yanina Saravia, ingeniera de Desarrollo a cargo del proyecto en el Centro de Investigación en Polímeros Avanzados, CIPA.

Es así como empezaron las primeras pruebas de laboratorio y lograron obtener parámetros óptimos para producir palmetas de caucho reforzadas con material termoplástico reciclado. De alta durabilidad, lavabilidad, resistentes a impactos y a la intemperie, livianas y fácil de instalar, son unas de sus cualidades. Además, son desarrolladas sin aditivos ni aglomerantes, factor importante, ya que el adhesivo puede significar el 20% de producto similares, haciéndolas más accesibles.

Gracias a un fondo de Corfo se acercaron a distintas empresas que actualmente reciclan caucho en Concepción y Santiago, lo que les permitió conocer más de cerca el proceso. Actualmente, es posible aplicar este producto en recubrimientos de gimnasios, jardines, colegios, plazas y canchas deportivas.

Mejorando el bienestar animal

Debido a sus ventajas, el equipo de CIPA está realizando pruebas de este piso en pesebreras y caballerizas. Hasta el momento han logrado corroborar impactos positivos en el bienestar y confort animal, como los relacionados a su higiene. Según Alejandro Zúñiga, jefe del área de Desarrollo y Servicios Tecnológicos de CIPA, “al ser un material con caucho y plástico facilita mucho la limpieza, ya que con una hidrolavadora se puede mantener en excelente estado”.

Esto por un lado ayuda disminuir el uso de madera y paja en las caballerizas, contando con más espacio y reduciendo las lesiones en los equinos, además de un mejor manejo de los residuos.

A esto se suman los beneficios gracias a su resistencia, soportando sin problemas entre 500 y 800 kilos. Esto permite a animales, como caballos y vacas, transitar y permanecer sobre este material, pero con la comodidad de su flexibilidad. Otros estudios señalan incluso que su uso reduciría el estrés de las vacas y aumentaría la producción de leche, lo que significaría un beneficio tanto para los animales como para la industria.

Actualmente, el centro realiza nuevas pruebas para medir el bienestar de los animales a través de parámetros veterinarios.

El Centro de Investigación en Polímeros Avanzados, CIPA, es una entidad regional que apoya el desarrollo sostenible al impulsar la economía circular, generando materiales poliméricos en base a desechos que agregan valor a la sociedad, al medioambiente y al ecosistema de negocios local.